jueves, 12 de agosto de 2010

QUE, Y COMO PODEMOS UNGIR


12 de enero de 2009

Hace mucho tiempo que he oído hablar acerca de la unción, pero antes de desarrollar este tema, quisiera poner en evidencia lo que quiere decir esto; vamos a definirlo:

Ungir: (Del latín UNGIERE). Extender grasa, aceite, o una materia parecida sobre una superficie. (Tomado del diccionario ¨ Pequeño Larousse ¨)

Esto lo dice el diccionario antes mencionado, pero vamos a ver un dato curioso en la biblia, en la última parte del verso 18 en Apocalipsis (Ap. 3:18), dice:
… y unge tus ojos con colirio, para que veas.
Colirio: (Lat. COLLYRIUM). Medicamento que se aplica en la conjuntiva del ojo.
Debo decir que el colirio es una especie de líquido, no necesariamente aceitoso.
Hemos hecho estas observaciones, para que así podamos entender mejor este tema.
Al ver estas definiciones podemos observar algo interesante, y es que para ungir, no necesariamente tiene que ser con aceite, lo podemos ver en la cita bíblica mas arriba mencionada. Pero vamos a hurgar un poco más en las ESCRITURAS.

Salmos 23: 5, en la segunda parte de este verso, dice: …Unges mi cabeza con aceite…
Lucas 6: 13, en su segunda parte, dice: … y ungían con aceite a muchos enfermos, y los sanaban.

¿Qué es lo que queremos demostrar con estas lecturas? Que contrario a lo que dice el diccionario, de que ungir solo se hace con aceite, o sustancia parecida; en la biblia vemos que se puede ungir con otras cosas además del aceite, vemos claramente en estos versos que la biblia especifica con qué se está ungiendo.
En el capitulo 16 de San Marcos, y en el verso 1, podemos ver otra prueba de lo que queremos señalizar, Dice: … compraron especias aromáticas para ir a ungirle.
Esto nos demuestra entonces que podemos ungir con otro tipo de elemento, que no tiene que ser específicamente el aceite, o grasa.
Veamos otra demostración de la biblia, consultemos ahora el evangelio según San Lucas 4: 18, dice: El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para darle buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón;…
Jesucristo, nuestro Señor y Salvador, nos dice aquí qué tipo de unción fue la que él recibió; la del Espíritu Santo, no dice, tengo el aceite del Espíritu del Señor sobre mí, sino que dice: el Espíritu del Señor está sobre mí. Es decir, que recibió la unción del Espíritu de Dios; Pero vemos algo más en esto, y es que el Señor Jesús dice que fue ungido por el Espíritu de Dios, lo que quiere decir es que fue elegido en ese momento por el Espíritu Santo de Dios.
¿Que queremos decir con esto? El diccionario de la real academia de la lengua española nos da las siguientes definiciones:
Ungir: Aplicar a algo aceite u otra materia pingüe (abundante), extendiéndola superficialmente.
2. tr. Signar con óleo sagrado a alguien, para denotar el carácter de su dignidad, o para la recepción de un sacramento.
3. tr. Hond. Elegir a alguien para un puesto o para un cargo.
La última definición de este diccionario viene a corroborar lo que dice Jesucristo acerca de la unción del Espíritu Santo; Cristo fue electo para traer las buenas nuevas de salvación, como nos dice Lucas 4:18.
Ahora bien, ¿Cuál es el mandato directo de Dios en cuanto a ungir?
Santiago 5: 14, dice: ¿está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor.
Este es el mandato que tenemos de nuestro señor Jesucristo, la unción es para las personas, y nos especifica claramente que debemos ungir a los enfermos; en ninguna parte de las Escrituras nos manda o nos habla de ungir objetos.
Pero es preciso que no incurramos en el error de creer que el aceite es quien tiene el poder ¡CUIDADO CON ESO! El aceite es solo un símbolo, y para aclarar esto, consultemos otra vez a Santiago, esta vez en el verso 15 del capitulo 5 (Santiago 5:15), dice: Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, les serán perdonados.
La oración de fe salvará al enfermo, esto es lo que dice; no dice, el aceite y la oración.
Es importante aclarar esto porque muchos podemos caer en el error de darle al aceite la gloria que solo le pertenece a Dios; entonces ahí nos enfocamos en el poder falso del aceite, y no en el poder verdadero que está en la oración de fe, es decir, creyendo en que Dios hará.
Ahora bien, no podemos perder de vista que el ungir a los enfermos con aceite, aunque es un símbolo, es una disposición de Dios todopoderoso y, haciéndolo; entramos en obediencia.

Cita bíblica para reflexionar:
Santiago 5: 16

Hasta el próximo comentario.

Obed Pichardo.-


1 comentario: